Batalla de Arausio

La batalla de Arausio tuvo lugar el 6 de octubre de 105 a. C. en algún lugar entre el poblado de Arausio, actual Orange (Francia),

Batalla de Arausio

Batalla de Arausio

batalladearausioLa batalla de Arausio (105 a.C.): quizá sea una de las que menos os suenen de este listado. Tuvo lugar en el sur de la actual Francia, y es considerada la mayor derrota romana en cuanto al número de bajas se refiere. Las fuentes hablan de más de 120.000 muertos (unos 80.000 legionarios y 40.000 auxiliares y acompañantes), esta cifra, superaría al célebre choque de Cannas, la paliza por excelencia que Aníbal dio a los romanos.

Los cimbrios (un pueblo germánico-celta) comenzaron una migración que les llevó a cruzar la Galia, también iban acompañados de otras tribus y pueblos como los teutones hasta que amenazaban con atacar territorios romanos en el sur de la Galia.

Como estamos viendo en la mayoría de estos casos, los romanos tuvieron graves problemas de liderazgo. Por motivos que no acaban de quedar claros, el cónsul más veterano, Publio Rutilio Rufo, no quiso o no pudo ponerse al mando de las tropas, además, era un hombre que había destacado por sus servicios en la guerra en Numidia.

El otro cónsul Cneo Malio no tenía tanta experiencia militar, aunque eso no le privó de ponerse al frente de uno de los dos contingentes que Roma iba a enviar a la zona. Además, este personaje era lo que entonces se llama un novus homo (el primero de su linaje que llegaba al Senado), es decir, no pertenecía a las familias aristocráticas que tradicionalmente se habían repartido el poder.

Al mando del otro estaba el procónsul Quinto Servilio Caepio, un aristócrata, muy orgulloso de su linaje y que no quería estar al mando de un advenedizo como Malio. Este comportamiento tan desleal se tradujo en que acampó alejado de las fuerzas del cónsul. Además, los dos contingentes establecieron sus castra con el río a sus espaldas, una decisión fatal como veréis ahora mismo.

El rey cimbrio, Boiorix, pidió parlamentar al ver las fuerzas que habían desplazado los romanos. Malio aceptó. Pero Caepio era contrario a la negociación y temía que que el cónsul se llevara la gloria si pactaba la retirada de los bárbaros. Dio un paso más en su comportamiento desleal y lanzó un ataque de manera muy precipitada. Los cimbrios y teutones pudieron repelerlo al estar tan mal planificado, y pasaron ellos a la ofensiva

Las fuerzas de Malio se vieron sorprendidas por la furia del ataque bárbaro, además quedaron desmoralizadas por la rápida victoria que habían tenido sus enemigos sobre el otro contingente romano. Así que cundió el pánico y comenzó una desbandada, muy caótica por las dificultades para cruzar el río Ródano. Recordad que en la Antigüedad, la mayoría de muertes en batalla se producían cuando una fuerza huía y eran perseguidos por el enemigo victorioso.

Cayo Mario

Cayo Mario

Tras esta debacle, Italia estaba prácticamente indefensa, pero los cimbrios y teutones optaron por marchar hacia la Península Ibérica. La derrota también propició que Cayo Mario fuera nombrado cónsul por segunda vez, gracias al prestigio obtenido con la derrota de Yugurta. Así pudo consolidar las reformas del ejército, convirtiéndolo en una fuerza auténticamente profesional, el sistema de ciudadanos-soldados había quedado obsoleto para las necesidades de una Roma que aunque mantenía las formas republicanas cada vez era más imperial.

Gracias a estas fuerzas más preparadas, el propio Mario acabaría derrotando a cimbrios y teutones cuando volvieron a amenazar a Italia en las batallas de Vercelas y Aquae Sextiae.

ivangimenez

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios