General Martínez Campos – Monumento*

Monumento al General Martínez Campos 1831-1900 construido por iniciativa popular, el general fue precursor de la Restauración Borbónica después de la I Republica.

MAPA

Monumento ubicado en la Plaza de Guatemala, en el Parque del Retiro, es obra de Mariano Benlliure. Fue construido por iniciativa del senador y marqués de Cabriñana del Monte tras una suscripción popular iniciada en diciembre de 1904,  en la que participó la familia real, el ejército, que regaló el bronce empleado para la construcción, y numerosas familias cubanas.

Está realizado en bronce, mármol y piedra caliza, que consta de un pedestal de piedra cincelado con escenas de batallas y trofeos militares en bronce que adornan su base que soporta la estatua también de bronce del general Martínez Campos.  Se inauguró el 28 de enero de 1907 y se fundió en Masriera y Campins, Barcelona. Medidas: 7,00 x 5,65 x 7,40 metros.

Delante del pedestal podemos observar  una magnífica escultura en bronce que representa estandartes militares y piezas de artillería en el campo de batalla, detrás y en un lateral aparecen grabadas en la piedra, escenas de la batalla de Castillejos, y alusiones a las campañas de África, Cuba y Cataluña en donde participo activamente el General.

ben004

Arsenio Martínez Campos nació en Segovia 1831 y fallece en Zarauz en 1900.  Desde muy joven  comenzó a forjar su fama de militar profesional en la primera guerra de África, en la que combatió a las órdenes del general Prim  y posteriormente  en las guerras de México, de Cuba y la última carlista.

El gobierno de la Primera República, lo nombró gobernador de Cataluña, donde, implicado ya en el campo político, comenzó a conspirar en favor de la restauración monárquica.

Apoyó el pronunciamiento de Pavía contra la I República y participó en la represión de la sublevación republicana. El 29 de diciembre de 1874, en Sagunto, proclamó a Alfonso XII como rey, el soberano no lo incorporó al gobierno y lo puso al frente de la campaña contra los carlistas, quienes se habían alzado nuevamente en armas en Cataluña y Navarra.

Tras la derrota carlista fue elevado al rango de capitán general. Los disturbios en Cuba hacen que sea destinado a la isla. Allí se mantendrá hasta que se firme la Paz de Zanjón, el 10 de febrero de 1878, con la que se ponía fin a diez años de guerra, se concedió una mayor autonomía a Cuba y se abolió la esclavitud. De vuelta a España fue nombrado ministro de Guerra en dos ocasiones bajo los gobiernos de Sagasta. Fundó la Academia General Militar.

Fue diputado a Cortes por el distrito de Sagunto en las elecciones de 1876, aunque en noviembre renunció al cargo.

En 1893, siendo capitán general Castilla la Nueva y Cataluña, fue objeto en Barcelona de un atentado anarquista fallido, a raíz de la represión que había desatado contra organizaciones obreras. A finales del mismo año intervino en la breve guerra de Melilla donde consiguió la paz de Melilla, con los rifeños. En 1895 vuelve a viajar a Cuba, comprobando la inevitabilidad del proceso independentista. De regreso a España murió en Zarauz en 1900.

rutasconhistoria

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios