Batalla de Abensberg**Guerras napoleónicas


La batalla de Abensberg tuvo lugar el 20 de abril de 1809 como parte de la Guerra de la Quinta Coalición, que enfrentaba al Primer Imperio Francés junto a sus aliados (Reinos de Baviera y Wurtemberg) frente al Imperio Austríaco. La fuerza franco-alemana estaba al mando del Emperador Napoleón I de Francia y las fuerzas del Imperio Austríaco eran comandadas por el Teniente General Luis de Habsburgo-Lorena.

A medida que la jornada terminaba, el Teniente General Johann von Hiller llegó a Abensberg con refuerzos para tomar el mando de los tres cuerpos de ejército que formaban el flanco izquierdo del ejército austríaco. El campo de batalla se situaba al sureste de Abensberg, e incluyó escaramuzas en Offenstetten, Biburg-Siegenburg, Rohr in Niederbayern y Rottenburg an der Laaber. Ese mismo día capituló la guarnición francesa en Ratisbona.

Mapa de la batalla de Abensberg, donde se muestra el avance de Lannes en Bachl y Rohr.

Mapa de la batalla de Abensberg, donde se muestra el avance de Lannes en Bachl y Rohr.

Tras la victoria del Mariscal francés Louis-Nicolas Davout en la batalla de Teugen-Hausen el día anterior, Napoleón se empecinó en romper las defensas austríacas detrás del río Abens. El Emperador juntó un cuerpo de ejército provisional, que incluía parte de los cuerpos de Davout además de unidades de caballería, y entregó el mando a Jean Lannes. Lannes atacó desde el norte en dirección a Rohr mientras Napoleón se reservaba la dirección del ataque de sus aliados alemanes de Baviera y Wurtemberg, cruzando el río Abens desde el oeste.

Mientras los austríacos lograban en un principio sostener sus líneas a lo largo del río, las fuerzas de Lannes rompieron las líneas defensivas de Luis en el extremo este. En el ala izquierda, los austríacos pudieron defender la retaguardia con éxito, pero en el transcurso del día los franceses destruyeron toda oposición en el flanco derecho y tomaron miles de prisioneros. Al terminar el día, los austríacos apenas tenían el control de una línea detrás del río Große Laber. Al día siguiente, Hiller se replegó a Landshut, separando el ala izquierda del ejército principal bajo el mando del Archiduque Carlos de Austria-Teschen cerca de Ratisbona.

La rendición francesa en Ratisbona el 20 de abril abrió una ruta de escape hacia la ribera norte del Danubio para el ejército del Archiduque Carlos. La batalla de Landshut se libró un día después, el 21 de abril.

El Archiduque Carlos.

El Archiduque Carlos.

El Archiduque Carlos le había ganado la delantera a Napoleón cuando su ejército invadió el Reino de Baviera el 10 de abril de 1809. Pese a que al ejército austríaco tardó seis días en llegar desde el río Inn en la frontera hasta el río Isar, dicho movimiento puso en peligro al ejército francés y sus aliados alemanes. El subcomandante de Napoleón, el Mariscal Louis Alexandre Berthier, manejó mal la concentración de la Grande Armée, dejando sus unidades separadas y confundidas en un amplio frente.

El grueso de los 209.600 hombres que formaban el ejército de Carlos cruzó el río Isar en Landshut el 16 de abril, pero al día siguiente el Emperador Napoleón llegaba al frente de batalla desde París. Desesperado por retomar la iniciativa, Napoleón consolidó sus fuerzas y ordenó al IV Cuerpo del Ejército del Mariscal André Masséna y al II Cuerpo del General de División Nicolás Oudinot que avanzasen por la derecha hacia Landshut, para cortar las líneas de comunicaciones austríacas. Según su plan, el VII Cuerpo bávaro del Mariscal François Joseph Lefebvre debía controlar el centro de Abensberg mientras las fuerzas del flanco oriental de Davout se retiraban hacia el oeste para evitar quedar atrapados entre la columna principal de Carlos y el Danubio.

Días después, el 19 de abril, Carlos se dio cuenta de que tenía la oportunidad de aplastar a Davout. Envió 65.000 soldados en tres poderosas columnas hacia el noroeste mientras Davout trataba de flanquear su frente. Para fortuna de los franceses, los 20.000 soldados del General de Caballería Juan José I de Liechtenstein no encontraron resistencia en el lado derecho austríaco. En el centro, los 3.800 soldados de caballería e infantería bajo el mando del General de División Louis-Pierre Montbrun lograron aguantar durante gran parte del día la embestida del IV Cuerpo de ejército del Príncipe Francisco Serafín de Rosenberg-Orsini.

Federico von Bianchi

Federico von Bianchi

En el flanco izquierdo, el III Armeekorps austríaco, al mando del Príncipe Federico Francisco Xavier de Hohenzollern-Hechingen, se enfrentó a la división de Louis Vincent Le Blond de Saint-Hilaire en forma espectacular. Ambos bandos enviaron refuerzos mientras la infantería luchaba sobre un par de colinas paralelas en la batalla de Teugen-Hausen. Finalmente, Davout trajo a la batalla fuerzas superiores y logró repeler a los austríacos. Esa noche, Carlos ordenó a Hohenzollern que se retirase un poco hacia el este, más cerca del contingente principal de su ejército.

En la mañana del 19 de abril, el Archiduque Carlos solicitó al Príncipe de Hohenzollern que proveyera una conexión entre los Cuerpos de ejército III y V. El comandante del III Armeekorps ordenó entonces a la brigada de infantería de 6.000 hombres del Mayor General Ludwig Thierry que se separase al lado izquierdo. Como un punto adicional de conexión entre Thierry y el III Cuerpo de Ejército, el Príncipe de Hohenzollern envió al Mayor General Joseph Freiherr von Pfanzelter con un batallón de granaderos y dos escuadrones de húsares, aproximadamente mil hombres. Mientras la batalla de Teugen-Hausen alcanzaba su cénit, Thierry se enfrentaba a tropas de Baviera cerca de Arnhofen y luego se retiró hacia Offenstetten.

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios