Museo Thyssen Bornemisza**

El Palacio de Villahermosa fue construido a comienzos del siglo XIX y es la sede del Museo Thyssen Bornemisza desde su apertura en octubre de 1992.

El Palacio de Villahermosa es uno de los edificios más importantes de la arquitectura palaciega madrileña. Fue construido a comienzos del siglo XIX,  pero sus orígenes se remontan a principios del siglo XVII, siendo las primeras construcciones entre el Paseo del Prado Viejo y la Carrera de San Jerónimo. Hacia 1805 fue ampliado y reformado en estilo Neoclásico, por Antonio López Aguado, encargo de Mª Manuela Pignatelly Gonzaga, esposa del duque de Villahermosa. La alta aristocracia cercana a la Corona edificó sus villas de recreo en esta zona, ya que les permitía unas casas con grandes extensiones de terrenos y parques. Así, vecinos al Palacio de Villahermosa estarán, a un lado, el Palacio del duque de Lerma, lo que hoy es el Hotel Palace y, al otro, el Palacio de los duques de Béjar, hoy sede del Banco de España.

Museo_Thyssen_edificio_4_galeria_edificio_ampliacion_m.jpg_1306973099

El Palacio conservó sus suntuosos interiores hasta bien entrado el siglo XX, con salón de baile y capilla privada. Todo esto desapareció en el año 1973 cuando el edificio pasó a ser la sede de la Banca López Quesada. Sufrió una drástica reforma que arrasó el interior y sustituyó los salones por oficinas. Cuando el Banco dio de quiebra el edificio pasó a manos del Estado en el año 1980, a partir de ahí se hicieron varias exposiciones temporales del museo del Prado, ya que el mismo carecía de espacio suficiente.

Sin embargo más adelante, y después de  que el Gobierno Español llegara a un acuerdo con la familia Thyssen, en el que se ofrecierón  unas condiciones difíciles de superar por el resto de países interesados, y aceptar las condiciones fijadas por el Barón, el edificio se destina al nuevo museo decidiendo que su remodelación la lleve a cabo Rafael Moneo. Era la piedra angular que faltaba para que el triángulo del arte se convirtiera por fin en realidad. Con la presencia en Madrid de la Colección Thyssen-Bornemisza, pocas ciudades podrán ofrecer un mayor atractivo a cualquier amante del Arte.  Fue la colección privada más importante del mundo hasta que en junio de 1993 pasa a ser propiedad del Estado español por 350 millones de dólares.

Retrato de Giovanna Tornabuoni, de Domenico Ghirlandaio.

Retrato de Giovanna Tornabuoni, de Domenico Ghirlandaio.

Una de las características más destacadas del Museo es su carácter complementario, aportando movimientos y estilos como los primitivos italianos y neerlandeses, Renacimiento alemán, pintura holandesa del siglo XVII, Impresionismo, Expresionismo alemán, Constructivismo ruso, la Abstracción geométrica y el Pop. Sobre todo la pintura norteamericana del siglo XIX, casi desconocida en Europa y que ocupa dos salas en el Museo.

La Fundación Colección Thyssen-Bornemisza creada en 1988 se convierte en España en la primera de una nueva manera de gestión privada de fondos públicos, siendo muy  eficaz desde su apertura en octubre de 1992. Tanto el Museo como la Fundación que lo gestiona, han crecido y evolucionado ampliando las colecciones e instalaciones.

Joven caballero en un paisaje, gran cuadro de Vittore Carpaccio.

Joven caballero en un paisaje, gran cuadro de Vittore Carpaccio.

Durante el año 1989 comienza el proyecto de remodelación del Palacio de Villahermosa, iniciándose las obras en Enero de 1990.  Se trataba de dar cobijo a una colección de casi 800 cuadros, con mucha variedad y desde el primer momento se pensó que lo mejor era adaptarlo a la arquitectura de un palacio implicando una grandísima trasformación ya que había que recuperar la arquitectura lo más parecida al Palacio de Villahermosa y a su vez adaptarla a los servicios  que exige un museo moderno.

Las mejoras más elogiadas fueron las salas amplias del Palacio ya que tuvieron que reordenarse, así como la importancia de la luz natural con sensores para controlar las luces. Uno de los cambios más importantes fue el del acceso principal que debía producirse desde el jardín interior sobre la calle Zorrilla y no desde la Carrera de San Jerónimo, entendiendo que era más adecuada para el público al ser una zona más tranquila. Supuso invertir el sentido del acceso, y esto requería dar una nueva orientación al Palacio. La fachada norte fue el punto de inicio para la nueva estructura y  la fachada sobre el acceso ajardinado se tomó como referencia para el nuevo trazado del Palacio.

Retrato de campesino sentado, óleo de Paul Cézanne.

Retrato de campesino sentado, óleo de Paul Cézanne.

Durante la etapa en la que fue banco fue demolido en su interior y después reconstruido, así que, como carecía de valor histórico-artístico, se pudo reformar totalmente, incorporando las tecnologías más modernas. La elección del mármol en el suelo y del estuco tostado para las paredes fue gracias a Tita Cervera, baronesa Thyssen, dando calidez a las salas. En el atrio hay un gran tapiz con el escudo familiar y los retratos de los barones Thyssen y de los Reyes D. Juan Carlos y Dª Sofía de Ricardo Macarrón. El lienzo es obra de Tintoretto y las esculturas de Rodin.

Aunque la nueva remodelación tiene un carácter intenso y profundo, se nota que el arquitecto ha querido darle un toque de  modestia al edificio. Respetando mucho las proporciones, el diseño de los suelos así como el tratamiento de sus gruesos muros, los delicados estucos, etc.,  acercándose a la arquitectura original del Palacio.

La Anunciación de El Greco.

La Anunciación de El Greco.

El Museo se inauguró el 8 de Octubre de 1992 con la presencia de los Reyes. En el año 2004 se amplió para aumentar su espacio y poder  albergar la nueva colección Carmen-Thyssen Bornemisza, con aproximadamente 240 obras, en una modalidad de préstamo con opción a compra. Para ello adquirió dos inmuebles al lado del Palacio de Villahermosa, demoliendo parcialmente los dos edificios pero manteniendo la fachada para rehabilitarla. Esto ha permitido  que el Museo cuente con un 50% más de superficie. Lo realizaron los arquitectos Manuel Baquero y Robert Brufau. Y se conectan en un ángulo al Palacio. Su nueva fachada orientada al jardín es de estilo vanguardista.

En la actualidad el jardín de acceso al Museo enmarcado por el Palacio, deja de ser un lugar de paso y es como un vestíbulo exterior del Museo, punto de encuentro del público. La nueva tienda-librería, es más grande y las salas de exposiciones temporales tienen un espacio de 650 m2. A su lado una sala de exposiciones de Contexto y más abajo el aula EducaThysssen, con muchas actividades.

Santa Catalina, obra de Caravaggio exhibida en el museo.

Santa Catalina, obra de Caravaggio exhibida en el museo.

El Museo tiene un nuevo taller de Restauración, con las mejores tecnologías que dispone de un montacargas directamente conectado con la nueva zona de almacén de cuadros y de embalaje y desembalaje, que cuenta ahora con más de 520 m2.

El museo muestra las colecciones de forma cronológica, comienza en el Renacimiento en la segunda planta y concluye en el siglo XX en la primera planta. En la planta baja cubismo y nuevas vanguardias.

Museo Thyssen Bornemisza

rutasconhistoria.es

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios