Francisco I de Austria**Franz Joseph Kart von Habsburg-Lothringen


Franz Joseph Kart von Habsburg-Lothringen nació el 12 de febrero de 1768 en la ciudad italiana de Florencia y falleció en 1835 en Viena. Hijo del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Leopoldo II y de la infanta María Luisa de España constituye el último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, imperio que se había extendido desde el año 962 hasta inicios del siglo XIX.

También a partir de 1804 fue emperador de Austria, trono que ocupó hasta su muerte en 1835. Fue Rey de Hungría desde 1792-1835, Rey de Bohemia 1792-1835 y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, como ya se ha mencionado, entre 1792-1806 con el nombre de Francisco II.

francisco-i-de-austriaFrancisco I fue un espectador y actor privilegiado en uno de los momentos más decisivos de la historia de la Europa contemporánea: Las guerras napoleónicas. Estuvo casado hasta en cuatro ocasiones y dejó una amplia descendencia. Sus esposas fueron: María Teresa de las Dos Sicilias, Isabel de Wurtemberg, María Luisa de Austria-Este y Carolina de Baviera.

Sus hijos alcanzaron posiciones políticas de alto nivel debido a la estrecha relación entre diplomacia y compromisos matrimoniales que imperaba en la Europa del momento.

Su hija María Luisa fue Duquesa de Parma y Archiduquesa de Austria la cual estuvo casada con Napoleón Bonaparte.

Su hijoFernando I fue emperador de Austria sucediéndole en el trono en 1835.

Su hija María Leopoldina fue Archiduquesa de Austria y se casó con Pedro I de Brasil y IV de Portugal.

Carolina fue también Archiduquesa de Austria y contrajo matrimonio con Federico Augusto de Sajonia.

Su hijo Francisco Carlos fue Archiduque de Austria. Se casó con Sofía de Baviera y del matrimonio de ambos nacieron el emperador de Austria Francisco José I y el emperador Maximiliano I de México.

El reinado de Francisco I está íntimamente ligado a las actividades del consejero y diplomático austriaco Klemens von Metternich (1773-1859), uno de los ideólogos del Congreso de Viena y de la Restauración tras la derrota final de Napoleón en Waterloo en 1815. La importancia de este brillante diplomático radica en que sus planteamientos en relación a la organización política de Europa prolongarán su influencia hasta el final de la I Guerra Mundial.

Francisco I era un notable reaccionario que no vaciló en utilizar la represión policial y la censura para neutralizar el incipiente liberalismo que progresivamente iba ganando terreno en Europa. Con la caída de Luis XVI en 1791, a manos de los revolucionarios que habían acabado con el Antiguo Régimen en Francia, se unió a las coaliciones de diversos países para detener los avances de la Revolución Francesa.

Su oposición se agudizó cuando Napoleón Bonaparte se proclama emperador del país galo y éste se lanza por Europa para extender los ideales ilustrados que propagaba la Revolución Francesa.

Francisco I de Austria fue uno de los principales impulsores del Congreso de Viena celebrado entre 1814 y 1815 y donde las potencias vencedoras en las guerras contra Napoleón decidieron consolidar en la medida de lo posible los cimientos del Antiguo Régimen seriamente conmovidos durante el avance del militar corso por Europa.

Derrotado Napoleón y con el fin de mantener los ideales del Congreso de Viena y siendo Francisco I ya emperador de Austria formó junto a Federico Guillermo III de Prusia y el zar Alejandro I de Rusia la Santa Alianza que meses más tarde admitió a un nuevo socio: Inglaterra. El objetivo de esta asociación de monarquías no era otro que garantizar el orden absolutista en el continente europeo frente a las tendencias políticas revolucionarias que habían prendido en el alma de muchos europeos.

laguia2000.com

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios