Juan José Paso


Nació en Buenos Aires, el 2 de junio de 1758. Era hijo del capitán de milicias y panadero español, Domingo Passo y de María Manuela Fernández, hija de padre español y madre criolla, siendo el segundo de siete hermanos. Estudió en Córdoba donde obtuvo el título de maestro de filosofía y doctor en teología.

juan-jose-pasoDe regreso a Buenos Aires, ejerció como docente de filosofía en el Colegio de San Carlos. En la Universidad de Charcas, se graduó de abogado.

Fue nombrado Agente Fiscal de la Real Hacienda en 1803, y fue uno de los primeros pobladores del pueblo de San José de Flores, en Buenos Aires, junto con el padre de Bartolomé Mitre, Ambrosio Mitre y el general José Rondeau, entre otras personalidades.

Para su iglesia, inaugurada en 1831, que reemplazaba a la precaria que se había erigido en 1806, realizó importantes donativos. Fue en San José de Flores donde se promulgó la Constitución de 1853, y se firmó el pacto del 11 de noviembre de 1859, que lleva el nombre del pueblo.

Participó en la defensa de la ciudad de Buenos Aires, durante las Invasiones Inglesas , siendo una de las voces que se alzó para que el mando de las tropas quedara a cargo de Liniers, héroe de lsa Reconquista, y no del cobarde virrey Sobremonte que ante los terribles hechos había optado por huir hacia Córdoba. El virrey debió exiliarse en Montevideo, y su cargo de virrey fue ocupado por Liniers, quien luego sería reemplazado, por su origen francés, al ocurrir la invasión napoleónica en España, por Baltasar Hidalgo de Cisneros, último virrey del Río de la Plata.

Fue Secretario de la Primera Junta de gobierno patrio en 1810, junto a , limitándose a refrendar las decisiones de este apasionado revolucionario, quedando su figura opacada por la de su colega en la función.

La Junta porteña necesitaba el reconocimiento de los pueblos del interior, y con ese fin se comisionó a Juan José Paso, el 12 de junio de 1810, para lograr la adhesión de Montevideo. Su misión fracasó pues Montevideo sólo aceptaría al nuevo gobierno, si éste reconocía la soberanía del Consejo de Regencia.

Defensor de los morenistas, se opuso a la incorporación de los diputados del interior a la Junta, pero estos lograron integrarla conformando la Junta Grande. Saavedra sostenía la conveniencia pública de la incorporación de los diputados del interior a pesar de ser contraria al derecho.

En abril de 1811 la revolución dividió a los integrantes de la Junta, subsistiendo en la Junta Grande, solamente Saavedra, Domingo Matheu y Juan José Paso, quien cambió su adhesión a Moreno por vincularse con Saavedra.

En marzo de 1811 los morenistas se agruparon en la Sociedad Patriótica, pero Paso se mantuvo ajeno a ella.
En septiembre de 1811 se firmó un armisticio con el virrey Elío, siendo Paso uno de los firmantes, por la cual la causa revolucionaria perdía a la Banda Oriental.

Participó como conspirador de la Junta que él mismo integraba, al igual que Gorritti, unidos a Sarratea y Rivadavia que se habían aliado a los morenistas, con esa finalidad. El 22 de septiembre la Junta se disolvió, creándose el Primer Triunvirato, quedando la Junta en carácter de Junta Conservadora.

Integró los dos Triunviratos, el primero junto a Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea, pero disidencias con Chiclana lo hicieron renunciar en abril de 1812. Desde la oposición, y ayudado por las fuerzas sanmartinianas, logró hacer caer al Primer Triunvirato, luego de conocerse que Belgrano, había desobedecido la orden de retornar, y obtenido una importante victoria armada contra los realistas en la batalla de Tucumán.

Una vez instalado el Segundo Triunvirato con Juan José Paso, Antonio Álvarez Jonte y Nicolás Rodríguez Peña, contribuyó a impulsar la convocatoria a la Asamblea del año XIII, que se inauguró bajo su presidencia provisoria, el 31 de enero de 1813. La presidencia luego fue ejercida por Alvear, candidato de la Logia Lautaro. Cesó en sus funciones en abril de 1813.

En el mes de diciembre de 1813 se dirigió a Chile, en misión diplomática, donde los José Miguel Carrera y Bernardo O´Higgins dirimían cuestiones internas. Luego del desastre de Rancagua, Juan José Paso volvió a Buenos Aires, a fines de 1814.

Fue Asesor de Gobierno y Auditor General de Guerra en junio de 1815, desde cuya función defendió al Almirante Guillermo Brown a quien se jugaba por desobedecer las órdenes del gobierno participando en 1816 en las guerras de corso en el Pacífico, sin autorización.

Durante el Congreso de Tucumán, fue representante de la provincia de Buenos Aires.

Tuvo destacada intervención en la redacción del Acta de la Independencia, que leyó en su carácter de Secretario, y en el proyecto de constitución unitaria de 1819, que fue rechazada por las provincias, que sostenían la necesidad de un régimen federal.

Sus ideas, al igual que las de muchos próceres de la época, eran de imponer una monarquía constitucional, ya que era el sistema que mejor se vería en Europa donde se habían restablecido los regímenes monárquicos.

En el congreso de 1824, que sancionó la constitución unitaria de 1826, participó como diputado por la provincia de Buenos Aires. En esta ocasión presentó importantes proyectos legislativos sobre reestructuración del ejército y la creación del Banco Nacional.

Formó parte del organismo asesor de 24 miembros que acompañaron la gestión del gobernador de Buenos Aires, Juan José Viamonte, pero cuando el cargo de gobernador fue ejercido por Juan Manuel de Rosas, surgieron disidencias entre este caudillo federal y Paso.

Falleció en Buenos Aires, el 10 de septiembre de 1833.

Lee todo en: La guía de Historia

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios