Lucio V. Mansilla


mansillaNació en Buenos Aires el 23 de diciembre de 1831, hijo mayor del general Lucio Norberto Mansilla —que luchó contra las naves europeas en la Vuelta de Obligado— y de Agustina Rosas, hermana menor de Juan Manuel. A los diecisiete años y por consejo paterno, emprendió un viaje de negocios hasta la India que de regreso le permitió visitar Asia, Egipto y Europa. Retornó a Buenos Aires en 1851, pero cuando se produjo la derrota de Rosas, su padre lo llevó al extranjero y en París alternó con la sociedad europea.
En agosto de 1852 volvió al Plata, y más tarde —en 1857— se trasladó a Paraná donde fue diputado de la Confederación y se inició en el periodismo. En favor de las tropas porteñas y con el grado de capitán, Mansilla participó en 1861 en la batalla de Pavón y posteriormente intervino en la guerra del Paraguay, donde fue ascendido a coronel. En 1869, el presidente Sarmiento lo designó jefe de la frontera contra los indios en Río Cuarto, al sur de Córdoba. Inspirado en una arriesgada empresa de esa época escribio su mejor obra: Una excursión a los indios ranqueles.

En su carrera militar alcanzó el grado de general de división y en política bregó por las candidaturas presidenciales de Avellaneda y Roca. Con el trascurso de los años murieron sus seres queridos y debió soportar reveses económicos. En función diplomática se radicó en Europa a partir de 1896, para vivir sus últimos años en París. Hombre de mundo y con una cultura y estilo literario de acuerdo con el romanticismo y positivismo que caracterizaron a su época, llevó una vida ostensible y exhibicionista, probablemente para disipar las prevenciones de los círculos sociales porteños, que podían reprocharle su parentesco con Rosas. Su existencia aventurera y galante —en más de una oportunidad se vanaglorió de “dandy”—influyó en su actividad literaria y por esto fue un escritor desigual, de prosa desordenada, pero muy amena, tanto como las charlas de las tertulias sociales a las que era tan afecto. Escribió mucho y habló más, según expresión de Ricardo Rojas. Se destacó como prosista en la segunda mitad del siglo XIX y precursor de la generación del 80, sus escritos están ligados íntimamente a su vida y en ellos, es el personaje protagónico.

Lucio_V_thumb[6]
Entre sus obras más representativas debe mencionarse una serie de artículos que publicó en el periódico “Sud América” y denominó “Causeries del jueves” —del francés causeur: conversador— editados en forma de libro con el título: Entre-Nos (año 1890). También un ensayo histórico sobre el período en que gobernó su tío y denominó Rosas, y Mis memorias, con recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero el libro que le ha permitido ocupar un lugar de importancia en la historia de nuestra literatura es Una excursión a los indios ranqueles (1877), premiado en el Congreso Geográfico Internacional de París. Con gran talento para la narrativa, describe —uniendo el relato con la anécdota y el epigrama— su pacífica empresa por territorio aborigen que efectuó acompañado por dos franciscanos, cuatro oficiales y un contingente de soldados. De esta obra se han realizado muchas ediciones y fue traducida al francés, inglés, alemán e italiano. Lucio Victorio Mansilla murió en Paris, ciego y octogenario, el 8 de octubre de 1913.

Fuente: todo-argentina.ne

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios