Francis Drake saquea Cádiz

Mapa-ataque-Drake
El 29 de abril, el pirata inglés inicia un ataque contra la flota española amarrada en la bahía gaditana, que se salda con la destrucción de una treintena de naves y retrasa durante un año la expedición de la Armada Invencible.

Entre 1540 y 1596 (cincuenta y seis años), Cádiz sufrió cuatro ataques de piratas y escuadras enemigas. En 1540 y 1554, dos de corsarios berberiscos (una borrasca frustró en 1553 una nueva tentativa). En 1587, uno del inglés Francis Drake. Y en 1596, el de la escuadra, también inglesa, del almirante Charles Howard y de las tropas del conde de Essex, Robert Devereux. Estos últimos incendiaron y saquearon la ciudad, aprensando a numerosas personalidades, que trasladaron a Inglaterra para solicitar un rescate por ellas. Y pusieron de manifiesto la falta de previsión y organización de las defensas del que por aquel entonces era uno de los principales puertos de la Flota de Indias.

Desde la expedición de Drake nueve años antes, Inglaterra sabía que la ciudad era una presa fácil. Sin previa declaración de guerra, Drake había atacado la Armada española anclada en su bahía, destruyendo gran parte de la flota que se disponía a atacar Inglaterra y retrasando un año la expedición de la Armada Invencible (1588).

El 12 de abril de 1587 la flota de Drake zarpó de Plymouth. La integraban cuatro grandes navíos puestos a disposición del pirata por Isabel I:Elizabeth Bonaventure, al mando del propio Drake; elGolden Lyon, capitaneado por William Burroughs; elRainbow, al mando del capitán Bellingham; y elDreadnought, conducido por el capitán Thomas Fenner. Junto a ellos, otras veinte naves más, buques mercantes y pinazas.

Drake entró en la bahía de Cádiz al atardecer del 29 de abril, con la intención, según sus propias palabras, de “chamuscar la barba a Felipe II”. Durante toda la noche y el día y noche siguientes ingleses y españoles mantuvieron duros enfrentamientos. Juan de Vega, corregidor de Cádiz, mandó aviso a Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina-Sidonia, quien llegó desde Sanlúcar esa misma noche para hacerse cargo de la defensa de la plaza. Las defensas artilleras españolas en tierra consiguieron detener un desembarco en la zona de el Puntal, pero poco más pudieron hacer. Tampoco las galeras españolas que salieron al encuentro de la flota inglesa en el mar pudo revertir el resultado final: la destrucción de entre 23 y 33 naves españolas y la captura de otras cuatro, repletas de mercancías.

Así relató el episodio en un despacho un mes después el duque de Medina-Sidonia: “Como escribí a v. mi en los avisos que de aqui han salido, el haber llegado Francisco Draque a la bahía de Cádiz a los 29 del mes pasado, con 27 navíos y quemado y echado a fondo en aquella bahía, 23, y que, al no hallarse las galeras de España a la sazón en la dicha bahía hubiera sin duda saqueado la ciudad facilísimamente, por no haber resistencia en ella, después de haber hecho vela a los 2 de éste, no se tuvo nueva de la Armada, creyéndose que iba camino de las Indias, ha parecido al contrario; pues, a los 5 de éste, se descubrió sobre el Cabo de San Vicente, que se ha detenido allí de una vuelta y otra, hasta que, a los 12, vino a surgir a la bahía de Lagos, donde aún queda al presente. Y puédese entender que uno de sus intentos, sea estorbar e impedir el paso de las naves que aquí se cargan de bastimentos para el Armada de Lisboa, y de las demás naos en el paraje del Cabo de San Vicente. Y aunque, de allí, podría caminar la vuelta de las Indias, todavía ha estado bien que se detenga, para que estén avisadas como se ha hecho con los navíos que de aquí han partido. Y éste, lleva el triplicado y los demás despachos de S. M.; y no tengo que añadir a ésto, pues lo que es el hallarse v. m. prevenido y presto para lo que se pueda ofrecer, entiendo lo habrá hecho con la puntualidad, cuidado y diligencia que acostumbra; y así lo encargo de nuevo; pues, si ya ese Corsario no fuese ahora por allá, se podrá creer que lo haga después de salidos los galeones de esa costa, pues quedará tan sola y desabrigada; aunque a ésto manda S. M. que se atienda de manera que brevemente llegará por allí Armada que asegure mucho esas costas y ande de ordinario en ellas. De que me ha parecido avisar a v. m. en ésta, y de la Relación del Armada con que entró Francisco Draque en Cádiz; que, aunque son muchos los navíos, sólo 5 o 6 son grandes, como de la misma relación se entenderá, a que me remito. Al Armada de Lisboa, se dá mucha priesa; y a la que de aquí se ha de juntar. Encamine Nuestro Señor los buenos sucesos al fin y intento que se desea, pues es y se pretende para tanto servicio suyo que guarde a v. m. En Sanlúcar,…de Mayo de 1587.”

Después de su razzia gaditana, Drake recorrió la costa portuguesa, realizando incursiones en tierra y atacando fortalezas. En las inmediaciones de Lisboa mantuvo un intercambio de fuego con Álvaro de Bazán, tras lo que continuó su camino hacia Sagres, primero, y las Azores, después, donde apresó una carraca portuguesa cargada de mercancía proveniente de la India. El pirata se apropió del botín y puso rumbo hacia Inglaterra, donde llegó el 6 de julio.

Fuente: http://www.laaventuradelahistoria.es/2012/04/29/francis-drake-saquea-cadiz.html

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios