Guerra de Decelia

432px-Mapa_Guerra_de_Decelia.svg

La guerra de Decelia o guerra decélica (413 a. C.-404 a. C.), también conocida como guerra de Jonia o guerra jónica, representó la tercera y última parte de la guerra del Peloponeso. Tuvo lugar a continuación de la Expedición a Sicilia (415 a. C.-413 a. C.)

La historiografía griega le adjudicó el nombre de guerra de Decelia debido a la importancia estratégica que adquirió el fuerte del demo de Decelia, erigido años antes por los espartanos. Allí se estableció una guarnición permanente, que constituiría el punto de partida desde el cual los peloponesios ejercieron un hostigamiento constante sobre el resto del Ática a partir de la primavera de 413 a. C.

La denominación alternativa de guerra de Jonia o guerra jónica se debe a que el principal teatro de operaciones militares fue la región griega de Jonia (ubicada en la costa de Asia Menor). El control de la Grecia asiática, junto con la presión ejercida sobre el Ática, podía hacer bascular la victoria hacia el campo peloponesio.

El historiador ateniense Tucídides hace hincapié en los cuantiosos daños materiales que la ocupación de Decelia causaba a la economía del Ática, con respecto a las breves y periódicas invasiones durante la Guerra arquidámica.

Véase también: Invasiones espartanas del Ática durante la guerra arquidámica

Esta fase de la guerra del Peloponeso, en la que juegan un papel activo los aliados de Atenas, marca la entrada en escena del Imperio persa: los atenienses no habían tenido ningún conflicto con los persas tras la Guerra de Samos. Su intervención sería decisiva para la victoria espartana.

El relato de Tucídides es la fuente principal de lo ocurrido hasta el otoño de 411 a. C., fecha en la que se interrumpe su Libro VIII, el cual dejó sin acabar luego de narrar la Batalla de Cinosema. El desarrollo del resto del conflicto fue escrito por Jenofonte, quien llevó a término el relato de la Guerra del Peloponeso en los Libros I y II de las Helénicas.

Guerra de Decelia (Guerra del Peloponeso)

Guerra de Decelia (Guerra del Peloponeso)

Expedición a Sicilia
El recorrido de la flota ateniense a Sicilia.

La Expedición a Sicilia llevada a cabo por Atenas entre 415 a. C. y 413 a. C. había finalizado, dando como resultado una enorme pérdida de recursos monetarios, humanos y materiales para Atenas y la Confederación de Delos.

Ello provocó el declive de la talasocracia, y disminuyó la hegemonía de Atenas sobre el Mar Egeo y las polis minorasiáticas, conscientes del debilitamiento del poderío naval ateniense.

Así termina Tucídides su relato sobre esta expedición:

Los atenienses fueron derrotados en todos los campos, sufrieron sobremanera; fueron vencidos en toda regla: su flota, su ejército, todo fue aniquilado, y muy pocos hombres lograron regresar a sus hogares.
Los cuatro estrategos que comandaron las fuerzas atenienses en Sicilia sufrieron diversa suerte: Alcibíades huyó, uniéndose a los espartanos cuando los trirremes oficiales del Estado ateniense fueron a apresarle, para enjuiciarle en Atenas.4 Lámaco murió en combate durante el segundo año de la guerra (414 a. C.).5 Nicias y Demóstenes fueron ejecutados sin juicio previo.Atenas

Tras el desastre de la expedición siciliana, con el consecuente desplome moral ateniense, nació en la ciudad un sentimiento regeneracionista. En otoño de 413 a. C. se fundó una comisión de ancianos (próbulos, probouloi).7 Era ésta una institución propia de un gobierno oligárquico, por el reducido número de sus miembros —eran diez— y la edad mínima requerida era de 40 años. La comisión se encargó de examinar todas las propuestas presentadas con el objetivo de paliar la crisis económica.8 No obstante el pasado demócrata de alguno de los próbulos como Sófocles y Hagnón,nota 1 su nombramiento precursó el movimiento antidemocrático de 411 a. C.

La armonía entre las clases económicas se había basado en el interés común por la supervivencia del Imperio: cleruquías y soldadas para los hoplitas y tetes; y para los ricos, terrenos en ultramar y exención de subvenir a pagar la flota (cf. trierarca). Pero al eliminarse estas ventajas económicas desapareció la solidaridad de clases.

El hecho de que la derrota de Sicilia tuviera lugar a fines de la buena estación de navegación fue una circunstancia favorable para poder reconstruir una flota. En verano de 412 a. C., mientras el dominio sobre la Grecia asiática se quebraba, se tomó por decreto la decisión de recurrir a la reserva de mil talentos del tesoro de la diosa Atenea que Pericles había creado en 431 a. C.9 Las dificultades que entrañaba el cobro del phoros (tributo) a los aliados, llevó a la sustitución de éste durante un tiempo por un impuesto de 1/20 (eikosté) sobre el comercio marítimo. Dicho impuesto resultó insuficiente, por lo que los atenienses intentaron en ocasiones elevar el phoros a los aliados recalcitrantes,10 y hubieron de adoptar otras medidas en situaciones dramáticas.

Otra fuentes:

http://epitomeclasica.blogspot.com.es/2013/09/jenofonte-helenicas-i.html

http://epitomeclasica.blogspot.com.es/2013/09/jenofonte-helenicas-ii.html

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Decelia

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios