La Guerra Arquidámica o de los Diez Años

Esparta y aliados, y Atenas y aliados al comienzo de la guerra arquidámica.

sparta y aliados, y Atenas y aliados al comienzo de la guerra arquidámica.

Los Inicios de la Guerra del Peloponeso [War Arquidámica or Ten Years – Beginnings of the Peloponnesian War

Con este nombre se conoció el primer período del conflicto conocido como Guerra del Peloponeso y que trascurrió desde abril del 431 a.C. y marzo del 421 a.C. El acto que provocó las hostilidades fue el ataque por sorpresa de los tebanos a la ciudad de Platea, aliada ateniense. Los platenses resistieron heroicamente y expulsaron a los invasores. Los atenienses enviaron un contingente militar que se instaló allí a esperar un contraataque mientras las mujeres y los niños eran evacuados a Atenas. Atenas declaró la guerra a Tebas, lo que supuso el inicio de la guerra. Arquídamo, rey espartano, situó a sus hombres en el istmo de Corinto, desde donde realizaban incursioness para incendiar casas y cosechas áticas. Pericles respondió atacando por sorpresa Mesenia, Elide y Acarnania, arrasando el territorio de Megara y expulsando a la población de Egina. La isla de Atacanta se fortificó para evitar la invasión de Eubea.
Para conseguir el avituallamiento de sus aliados del norte del Egeo, Pericles firmó un acuerdo con el rey Sitalces de Tracia. El siguiente año (430 a.C.), Arquídamo volvió a repetir la misma estrategia de asolar las tierras enemigas mientras que Pericles, por su parte, mandó a sus hombres a saquear las ciudades enemigas de la Argólida, lo que coincidió con la aparición de una plaga de peste en Atenas que se extendió rápidamente por toda la ciudad a causa del hacinamiento resultado de la presencia de todos los refugiados del Ática y de Platea. La peste se prolongó por un período de cuatro años, acabando con la vida de un tercio de la población de la ciudad, incluida la del propio Pericles. Los peloponesios ante la amenaza del contagio abandonaron la zona y sometieron al Ática a un aislamiento absoluto. Pericles fue llevado ante los tribunales acusado de negligencia, por lo que fue condenado a abandonar su cargo de estratego. A comienzos del año 429 a.C. Potidea capituló tras dos años y medio de asedio, lo que permitió a Atenas controlar la costas de Tracia. Los éxitos devolvieron a Pericles a su cargo, recibiendo todavía más poderes.

Batalla de Patras (la Guerra del Peloponeso) Fecha429 a. C. LugarLa desembocadura del golfo de Corinto, cerca de la actual Río ResultadoVictoria ateniense.

Batalla de Patras (la Guerra del Peloponeso) Fecha 429 a. C.
Lugar La desembocadura del golfo de Corinto, cerca de la actual Río
Resultado Victoria ateniense.

La flota ateniense, que a causa de la peste no había podido regresar a Atenas, consiguió ese mismo año derrotar a la flota enemiga en las Batallas de Patras y Naupacta. La muerte de Pericles a causa de la peste, provocó una fuerte lucha por convertirse en su sucesor. Se distinguieron dos bandos: el encabezado por Cleón que agrupaba a los partidarios de posturas radicales, y un segundo, al frente del cual estaba Nicias, en el que se reunían aquellos que querían continuar la política de Pericles. Fue Cleón, apoyado por los artesanos acomodados, quien consiguió ser nombrado para el cargo de estratego.

dow002c

El fracaso de las expediciones en suelo ático llevó a los espartanos a cambiar de estrategia. Siguiendo los consejos de los tebanos emprendieron el sitio de Platea, que se prolongó por espacio de año y medio. La flota lacedemonia obtuvo su primera victoria y consiguió saquear la isla de Salamina. Estas derrotas empujaron a Mitilene a abandonar la Liga Ático-délica e incorporarse a la Liga Lacedemonia, cansada de los abusos económicos a los que los atenienses sometían a las ciudades de la isla de Lesbos. Mitilene reforzó sus murallas y se preparó para resistir un largo asedio. Los sublevados contaban con la promesa espartana de enviarles un fuerte contingente de tropas, pero el retraso de dicho envío permitió a la flota ateniense adelantarse y bloquear la isla, a la que no quedó más remedio que rendirse tras un año de resistencia. Todos los habitantes en edad militar fueron ejecutados y el resto de la población esclavizada, con el fin de persuadir a otras ciudades para que siguieran su ejemplo. El resto de la flota zarpó hacia las costas de Laconia con el fin de evitar un nuevo ataque de los hombres de Arquídamo al Ática. En el 427, Platea no resistió más el asedio y se entregó a los espartanos, que repitieron con sus habitantes los que había realizado Atenas con los de Lesbos; la ciudad fue arrasada y declarada propiedad de Tebas. Ese mismo año estalló una guerra civil en la ciudad de Corcira entre los partidarios de Esparta y los de Atenas. La llegada de una flota ateniense puso fin al conflicto, obligando a la aristocracia proespartana a refugiarse en los templos donde fueron masacrados por el pueblo partidario de Atenas. Esta última aprovechó el éxito de su misión para convertir el tratado defensivo en una verdadera alianza.

Batalla naval en el puerto de Siracusa (Sicilia), donde los espartanos derrotaron a los atenienses durante la segunda guerra del Peloponeso. / GETTY

Batalla naval en el puerto de Siracusa (Sicilia), donde los espartanos derrotaron a los atenienses durante la segunda guerra del Peloponeso. / GETTY

La campaña del 426 a.C. resultó un éxito para la Liga Ática. Un cuerpo de ejército al mando de los estrategos Demóstenes y Prodes asoló la región de Léucade, tras lo que se dirigió a conquistar Etolia, objetivo que no fue conseguido. Los invasores entonces decidieron tomar la ciudad de Olpas, donde se enfrentaron a todo el ejército peloponesio, la batalla acabó con una gran victoria ateniense. Los espartanos, viendo amenazada la seguridad de su propia ciudad, solicitaron la paz, petición que no fue atendida por sus rivales. A lo que los lacedemonios respondieron con una nueva invasión del Ática. A partir de este momento el conflicto se extendió a Sicilia, donde las ciudades de origen calcidio se enfrentaban a Siracusa a causa de la política expansiva practicada por esta última. La situación fue aprovechada por Atenas para ampliar su dominio en la zona, que estaba sustentado por un acuerdo firmado con Mesina que le permitía tener el control del estrecho entre Italia y Sicilia. A petición de Leontinos una pequeña flota ateniense llegó la isla, que se encargó de dificultar el envío de grano a Corinto y Esparta. La Asamblea decidió reforzar sus posiciones por lo que fueron mandadas cuarenta naves más. En un golpe de audacia Demóstenes, con parte de los expedicionarios, decidió desembarcar en la costa del Peloponeso, en las cercanías de Pilos. Con esta acción atacaba en el mismo corazón del territorio controlado por Esparta. Ésta se vio obligada a ordenar el regreso a sus hombres del Ática para expulsar a los invasores. Pero antes de su llegada ya se habían hecho los atenienses con el control de Pilos, obligando a los supervivientes a refugiarse en el cercano islote de Efactería.

Esta posición de ventaja fue aprovechada por Atenas para emprender una agresiva política diplomática. Triplicó los impuestos a los miembros de la Liga Ático-délica y firmó un tratado de amistad con el rey persa Darío II, que lo alejaba de la órbita espartana. En Sicilia las ciudades firmaron un acuerdo de paz que permitió a Atenas retirar sus naves de la zona. Éstas, a su regreso a Grecia al mando de Nicias, ocuparon la isla de Citera, un importante puerto lacedemonio, y saquearon el litoral de toda Laconia. Hipócrates y Demóstenes diseñaron un plan para invadir Beocia: el primero atacaría por tierra desde el Ática, mientras que el segundo partiría desde Naupacta con la flota ateniense. La falta de coordinación entre las acciones de los dos generales llevó al fracaso a la operación y supuso la primera derrota en campo abierto de las tropas atenienses. Las tropas espartanas, tras la victoria, se dirigieron a Tracia, donde trataban de apoderarse de las posesiones de sus enemigos. Tras cruzar sin ninguna oposición Beocia y Tesalia consiguieron la defección de Acanto, a la que siguieron la mayoría de las ciudades calcidias, entre las que destacaba Anfípolis, base fundamental en el suministro de la Liga Ático-délica. Sólo Potidea, Menda y Esciona permanecieron bajo control de los atenienses. Las noticias negativas que llegaban a la ciudad permitieron a Nicias obtener un permiso para negociar con Esparta.

Los dos viejos rivales, exhaustos por la guerra, buscaban la paz, así que en la primavera del 423 a.C. acordaron un armisticio de un año de duración, paso previo a un tratado de paz definitivo. El armisticio obligaba a que las tropas permanecieran en lugar en que se encontraran al entrar en vigor y a no dar cobijo a ningún desertor del otro bando. Pero la aceptación de las ciudades, anteriormente aliadas de Atenas, en la Liga del Peloponeso rompió de forma automática las negociaciones y el armisticio. En la primavera del 422 a.C. la Asamblea ateniense eligió a Cleón como estratego y le encomendó que llevara a cabo una ofensiva en Tracia. El comienzo de las operaciones fue favorable a sus intereses, pues se consiguió la conquista de Torona y otras pequeñas plazas. Cuando se acercaba a su objetivo final, Anfípolis, Cleón fue interceptado por una columna del ejército espartano, al mando del general Brasidas. Los dos jefes de los ejércitos encontraron la muerte en ese combate.

Fuente: http://www.lahistoriaconmapas.com/cronologia/siglo-v-a-c/la-guerra-arquidamica-o-de-los-diez-anos-los-inicios-de-la-guerra-del-peloponeso-war-arquidamica-or-ten-years-beginnings-of-the-peloponnesian-war/

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

 

Anuncios