Vespasiano (Tito Flavio Vespasiano)

(Roma, 39 – Aquae Cutiliae, Sabina, Italia, 81) Emperador romano. Se educó en la corte imperial junto a Británico, el hijo de Claudio. Luego acompañó a su padre, Vespasiano, a Palestina cuando éste fue puesto al mando de las tropas enviadas a reprimir la rebelión de los judíos (66). Estando allí con él, su padre fue proclamado emperador por sus legionarios y partió para hacer reconocer su poder por el Senado (69).

El emperador Tito

Tito se quedó al mando de las tropas romanas establecidas en Palestina, con el encargo de terminar la represión de los judíos. En el año 70 tomó Jerusalén, tras un asedio de cinco meses, destruyendo el templo sagrado de los judíos y arrasando la ciudad; de ese momento arranca la dispersión de los judíos por el Mediterráneo (la diáspora). Aplastada la rebelión, Tito regresó a Roma, donde fue asociado por su padre al gobierno del Imperio (otorgándole en diversos momentos cargos como los de césar, tribuno, censor, cónsul y prefecto del pretorio).

Al morir Vespasiano en el 79, le sucedió sin dificultad como emperador, a pesar de la mala imagen que se había labrado por sus medidas impopulares y por su vida licenciosa (era amante de una princesa judía). El incendio de Roma y la peste del 79 le dieron ocasión para ganar popularidad con su labor en la reconstrucción (terminó el Coliseo de Roma y edificó las termas y el arco que llevan su nombre). Al morir le sucedió su hermano Tito Flavio Domiciano.

Pretor en tiempo de Calígula y militar brillante en Britania durante el reinado de Claudio, su humilde origen hizo que no fuese objeto de represalias por parte de Nerón, quien no veía en él amenaza alguna.

Vespasiano

A la muerte de Nerón en el 68, Vespasiano se encontraba en Palestina, reprimiendo una revuelta de los judíos, y fue proclamado emperador por el ejército de Oriente. Dejó entonces parte de su ejército en Judea para que continuara el asedio de Jerusalén, al mando de su hijo Tito, mientras él se apoderaba rápidamente de Egipto, base de abastecimiento de cereales de Roma, con lo cual puso al emperador Vitelio en una situación muy delicada.

Tras la derrota y muerte de Vitelio durante el asalto de Roma por parte de las legiones del Danubio, que se habían puesto del lado de Vespasiano, éste logró ceñirse la corona imperial sin oposición. Como emperador, trató de sanear el gobierno y las finanzas públicas (llegó a gravar con impuestos los urinarios públicos), al tiempo que intentaba aparecer como el restaurador de las antiguas tradiciones.

Con el ascenso de Vespasiano y de la dinastía Flavia, se produjo una transformación en la sociedad romana que significó un aumento de la influencia de los itálicos, pues el propio emperador era de origen sabino y de clase ecuestre. Concedió el derecho de ciudadanía a muchas ciudades (Hispania recibió el ius Latii, «derecho latino»), como una manera de mejorar la percepción de tributos y consolidar internamente el imperio. Asociado con su hijo Tito, que recibió el poder tribunicio y el mando proconsular, intentó establecer en el Imperio Romano el principio de monarquía hereditaria.

Durante su gobierno se reprimió una gran sublevación de los bátavos y los lingones, y se prosiguió la conquista de Britania por Cneo Julio Agrícola. Reparó las ruinas de Roma, construyó el templo del Capitolio e inició la construcción del Coliseo de Roma. De acuerdo con sus deseos, le sucedió su hijo Tito.

Tito Flavio Domiciano

Tito Flavio Domiciano

Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tito_flavio.htm

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios